la Necesidad

NUESTRA MISIÓN SANADORA NECESITA SU APOYO

Durante 20 años, la Clínica Lackey ha beneficiado a nuestra comunidad, proporcionando una gama de servicios de atención médica y de salud de alta calidad a miles de nuestros pacientes, los de bajo ingreso, residentes sin seguro y desatendidos en Williamsburg, el condado de York, Poquoson y en la Península.

Nuestros pacientes provienen de todas las clases sociales. Son los pobres que trabajan, los que pueden haber perdido sus empleos como resultado de un debilitamiento de la economía, víctimas de crisis personales o tragedias, y algunos cuyos recursos financieros acaban de quedar en en seco. ¿Qué es lo que todos tienen en común? Ellos están enfermos y necesitan atención médica.

Gracias a la generosidad de nuestros donantes, Clínica Lackey ha sido capaz de proporcionar estos  servicios especializados médicos, dentales y otros servicios de la salud para nuestros pacientes cuidando a cada uno de ellos con un espíritu de compasión, dignidad y respeto.

La necesidad de apoyo es mayor que nunca

Con el continuo aumento de los costos de salud y la falta de crecimiento de ingresos de la clase baja y mediana, más personas que nunca pueden carecer de los recursos económicos para pagar un seguro o para pagar los gastos médicos más básicos. Para muchos en nuestra comunidad, la Clínica Lackey, puede ser un salvavidas, un lugar para encontrar cuidado y devolver dignidad y esperanza.

Además, es un hecho que más de 300.000 personas de bajos ingresos y sin seguro en Virginia actualmente no están cubiertas por ningún tipo de apoyo o subsidio bajo la Ley de Cuidado de Salud a Bajo Precio. Y esa cifra incluye a casi todas las personas que vienen a nuestra puerta para pedir ayuda.

Por favor considere hacer una donación ahora. Nuestra misión no se puede cumplir sin sus generosas contribuciones. No va a encontrar una manera mejor, más eficiente y más impactante para invertir su regalo caritativo porque cada dólar que usted dona a la Clínica Lackey proporcionará a nuestros pacientes más de 6,50 dólares valorados en una atención de calidad dada con un espíritu de compasión, dignidad y respeto.